FRANCISCANOS T.O.R.
FRANCISCANOS T.O.R.
Carrito de compras

San Francisco de Asís

Francisco nació en Asís. Hijo de un rico mercader, tenía tiempo y dinero para dar pródigos banquetes a jóvenes nobles que lo proclamaban "Rey de las fiestas". Los festines y la venta de paños dejaban a Francisco poco tiempo para Dios. Francisco luchó con entusiasmo en una guerra entre Asís y Perusa. Fue herido y hecho prisionero. Pasó aquel año en una mazmorra y contrajo la malaria. Su padre pagó el rescate, y Francisco volvió más reflexivo a Asís.

Los éxitos militares del Conde Gualterio de Brienne reavivaron en Francisco la pretensión caballeresca.    Esperaba, bajo el mando de Brienne y obtenido su favor, hacerse caballero. Cuando iba a reunirse con Brienne, Francisco hizo un alto en Spoleto, dónde se enteró con estupor de que Brienne había muerto.     

La depresión que le embargó, reactivó en él la malaria. Cierta voz misteriosa le preguntó una noche "¿ Quién crees que te recompensará mejor, el amo o el criado?"Francisco respondió" El amo". La voz continuó " ¿Por qué dejas al amo por el criado?"Francisco comprendió que el Conde Gualterio era el criado. Abandonó Spoleto convencido de que le había hablado Dios.

En los dos años siguientes Francisco experimentó cómo una fuerza interior le estaba preparando para otro cambio. La vista de los leprosos causaba repulsión al alma sensible de Francisco. Un día, según cabalgaba, encontró un leproso. Su primer impulso fue arrojarle una moneda y espolear al caballo. En lugar de ceder, Francisco se apeó y abrazó al leproso. En su lecho de muerte recordaba este encuentro como el momento culminante de su conversión. " Lo que me parecía amargo se trocó en dulzura de alma y cuerpo"

Se hizo penitente carismático. Los Hermanos y Hermanas de la Penitencia ven el modelo de conversión gradual que señaló el itinerario espiritual de Francisco como característica determinante, o carisma de la Tercera Orden Regular.

P. Antoni Ripoll i Salvà
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© FRANCISCANOS T.O.R.