FRANCISCANOS T.O.R.
FRANCISCANOS T.O.R.
Carrito de compras

Santuario Nuestra Señora de Cura

Orígenes.
     El Santuario de Ntra. Sra. de Cura se encuentra en la montaña de Randa, Mallorca, situada en plena llanura mallorquina, está a unos 548 m. sobre el nivel del mar.
     En la Capilla del Santuario encontramos esta inscripción que nos puede ayudar a iniciar esta breve historia del Santuario: "En el nombre de Ntro. Sr. Jesucristo y de su Gloriosísima Madre María, bajo el título y sobrenombre de Cura, queda instituida la presente capilla, la cual Virgen se digna curar las almas y los entendimientos de los cristianos y los habitantes del presente Reino. Jurados del Reino, 5 de junio de 1555". La Vida Coetánea cuenta que el Beato Ramón Llull en 1272-73 se hizo edificar una ermita en la que vivió por más de cuatro meses en aquella ocasión. De aquella época no se conserva nada. La actual capilla contiene diversas inscripciones, lo cual hace suponer que fue levantada paulatinamente: sobre el antiguo lavabo de piedra de la sacristía: 4 de agosto de 1662; centro de la bóveda: 1680; en el frontispicio del coro: 1710; en el reloj de sol: 1668.
     El P. Gaspar Munar, M.SS.CC., en su historia sobre el Santuario de Cura, cita algunos detalles y fechas que nos ayudan a rellenar este espacio de tiempo considerable  del siglo XIII al XX, a saber:
     En 1397 se construyó una ermita
     El lulista catalán Mn. Pedro Juan Llobet, en el año 1449, obtuvo licencia del rey Alfonso V de Aragón para enseñar la doctrina luliana en cualquier ciudad de su Reino. Poco después llega a Mallorca y se establece en el monte de Randa. 
     En 1478, el ermitaño veneciano Fray Mario de Passa intenta restaurar el edificio y restablece la escuela luliana, aunque duró pocos años.
     En 1502 se crea en el monte de Randa un colegio de gramática latina.
     Con fecha del 19 de marzo de 1509 encontramos un documento por el cual los jurados del reino mandan entregar una cierta cantidad de dinero a Fray Martín Carbonell, de la Orden de Frailes Menores, para poder restaurar en el monte de Randa la capilla o celda del ilustre doctor Ramón Llull.
       Al parecer, fue este mismo Fray Martín quien convirtió esta capilla en santuario mariano. Y la imagen empezó a venerarse bajo el título de Ntra. Sra. de Cura.
     A principios del siglo XVI empieza la tradición de bendecir en cada primavera los campos mallorquines desde el Santuario de Cura. Esta fiesta sigue celebrándose anualmente en el cuarto domingo de Pascua.
     En 1548 se funda en la Seo de Mallorca una fiesta solemne en honor a Ntra. Sra. de Cura.
     Con fecha del 25 de enero de 1826 se cierra el colegio de Cura, por el ambiente hostil que se creó contra dicha escuela a causa de las ideas de la Ilustración.
     En 1861 el Señor del predio de "Aubenya", con licencia del Obispo, puso allí una comunidad de ermitaños laicos para que cuidasen de la conservación del Santuario. Estos, debían vivir en común y observar la Regla Tercera de San Francisco de Paula.
     En 1870, durante el periodo republicano, se presenta el custodio designado por el Ayuntamiento de Palma (ya que el Colegio es propiedad de tal Ayuntamiento) para incautarse del edificio e iglesia, expulsando así a los ermitaños. Con ello empieza el abandono y la ruina del santuario
     A finales del siglo XIX y principios del XX, no había sino en Cura tristeza desolación y escombros. Como anillo al dedo vienen aquí los siguientes sentidísimos versos de María Antonia Salvà, escritos antes de 1913:
                                               "La teulada cau malmesa,
                                                les parets se van desfent
                                                amb la son de la vellesa
                                                que capfica lentament.
                                                Oh Mare de Déu de Cura,
                                                Com vos plau la soletat,
                                                que així us quedau a l'altura
                                                dins un cols esbaldregat!."
Imagen Mariana.
     La estatua es pequeña (unos 40 cms.) y graciosa. Construida en "piedra de Santanyí" policromada, y data de alrededor de 1480. En su corona se resumen los motivos religiosos y culturales fundamentales de la montaña de Randa: la dimensión mariana, con las 12 estrellas que bordean los rayos de la corona; la dimensión lulística: con la medía luna con las puntas hacia abajo. La historia de los inicios de la estatua de la Virgen no están envueltos con relatos sobresalientes o sobrenaturales, cosa muy frecuente en otras imágenes de la Virgen. En este sentido, podemos decir que nuestra imagen es algo "atípica". El 5 de junio de 1955 la imagen de la Virgen fue objeto de la coronación pontificia. 
Instalación de la T.O.R., en el Santuario
    El día 19 de abril de 1906 el Obispo de Mallorca, Dr. Campins, acude a inspeccionar el estado en que se encuentra el edificio del Santuario de Cura.
     Con fecha del 1 de septiembre de 1908, encontramos una carta del P. General, Angelo De Mattia, al P. Provincial, de la que merece entresacarse lo siguiente en relación de la fundacción T.O.R. en el Santuario: "Por lo que se refiere al Oratorio dedicado a la Stma. Virgen, en el monte de Randa, me será muy grato poder saber algún día que puestos de acuerdo con el Sr. Obispo, nuestros hermanos puedan encargarse de él. Pues tengo por cierto que de aquel santo monte de la Stma. Virgen fructificarán muchos bienes espirituales y contribuirá ello a glorificar y honrar a la Virgen y a aumentar el culto del Beato Ramón Llull. En cuanto a los gastos para restaurar el Santuario yo mismo daré dos mil liras y si algo más es preciso hacer estoy a vuestra disposición..."
      El año 1913, con fecha del 25 de agosto, el Obispo de Mallorca, Mons. Pedro J. Campins, concedió a la Tercera Orden Regular de San Francisco la custodia de este Santuario, para que nuestros religiosos promovieran de forma muy intensiva entre el pueblo fiel la devoción a María y a Ramón Llull. Ya que en 1906 había confiado a la T.O.R. el sepulcro del Bto. Ramón Llull, ahora confía a los mismos religiosos el lugar donde él se retiró. En este mismo día, 25 de agosto, fiesta de S. Luis, rey de Francia, patrón de la Tercera Orden Franciscana, subieron al monte de Randa, para habitar en las ruinosas dependencias del Santuario, dos religiosos: Fr. Pedro Salas Carrió y Fr. Jorge Riutort Cerdó. Esta cesión se hizo medíante contrato, que viene firmado por Mn. Antonio Mª. Alcover, por parte del Obispado y por Fr. Bartolomé Salvá, ministro provincial por parte de los Franciscanos de la T.O.R.
Este Santuario tiene fama entre el pueblo Mallorquín por tres motivos:
     1) Por su situación geográfica, desde su altura se divisa practicamente toda la isla, como también la isla de Cabrera, y en ciertos períodos del año, hasta la misma Ibiza. Uno de los mejores miradores sobre Mallorca.
     2) Por su aspecto lulístico, ya que el Bto. Ramón Llull tuvo en aquella montaña su "iluminación". Ramón Llull permaneció muy poco tiempo en aquellas alturas (unos 4 meses al principio de su conversión y más tarde, solo esporádicamente durante pocos periodos de tiempo), pero este tiempo fue crucial en su vida. Después de el los lulistas instituyeron un colegio según la doctrina de su maestro. Con el paso del tiempo, a esta escuela lulística le siguió una escuela de gramática.
     3) Y por su devoción mariana: a principios del siglo XVI, en lo alto de la montaña ya encontramos una estatua de la Virgen María, con el título de Cura. Con esta invocación se pedía que ella cuidara (tener "cura") materialmente de la juventud que iba educándose a su alrededor. Posteriormente, se invocó para la curación de los enfermos de la comarca.
P. Antoni Ripoll i Salvà
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© FRANCISCANOS T.O.R.